Airi® en Centros médicos - Centros de Salud - Hospitales - Clínicas

Asegurate que el aire sea saludable

Hospital

Las instalaciones médicas como los hospitales tienen un estándar más alto en lo que respecta a la calidad del aire interior. Se espera que los hospitales protejan a los pacientes y a los trabajadores de la salud del riesgo de adquirir infecciones en el hospital, así como otras enfermedades ocupacionales.

 

Debido a la naturaleza de sus operaciones, los hospitales son caldo de cultivo para patógenos transportados por el aire que podrían causar infecciones y brotes fácilmente.

Los hospitales deben cumplir con los estándares regulatorios sobre factores específicos de la calidad del aire, como la tasa de ventilación, la temperatura y el nivel de humedad, entre otros. Pero los hospitales deben ir más allá del "código mínimo" cuando se trata de garantizar un entorno seguro, saludable y cómodo para sus pacientes y personal sanitario. El no hacerlo no solo presenta serias consecuencias para la salud, sino que también afecta la productividad del personal, compromete la reputación del hospital e incluso, enfrentar acciones legales.

 

La mala calidad del aire interior también puede afectar el rendimiento de los equipos y sistemas críticos del hospital, ya que el mantenimiento y la reparación pueden provocar retrasos en los procedimientos.

La prevención en los hospitales es vital cuando se trata de la gestión de la calidad del aire interior.

 

Con Airi®  los administradores del hospital pueden diseñar y desarrollar adecuadamente un proceso para garantizar que los contaminantes que contribuyen a la mala calidad del aire interior se tengan en cuenta y, por lo tanto, se minimicen al máximo.

 

Con una buena calidad del aire interior, los médicos y enfermeras se mantienen saludables y pueden brindar la mejor atención a sus pacientes, lo que conduce a una reducción de las infecciones adquiridas en el hospital, un tiempo de recuperación más corto del paciente y una tasa de mortalidad más baja.